Como aprovechar la percepción visual para generar infografías más efectivas

La percepción visual es la capacidad de ver e interpretar la información visual que nos rodea. Si pretendemos diseñar infografías que un mayor impacto, fáciles de entender e interpretar, parece lógico implementar elementos y crear patrones a los que responda el cerebro humano.

Comprender algunos principios de la percepción visual puede ayudarnos en nuestro objetivo.

Para ello creo que es necesario dividir este principio en:
la percepción pasiva y la percepción activa.

Entendiendo como percepción pasiva el proceso previo a la atención (el ver) y se refiere a la forma en que nuestro cerebro capta atributos visuales básicos de objetos y los identifica. Requiere poca capacidad mental y se logra en pocos segundos. Por ejemplo, si miramos una lámina llena de puntos grises y un punto es rojo, éste entra en nuestro cerebro sin pensar.

La percepción activa (el mirar), requiere un poco más de capacidad intelectual para dar sentido de forma consciente a lo que estamos viendo. Requiere más atención y tiempo para entender, buscar y organizar la información.

La percepción pasiva es el tipo de procesamiento del cerebro que queremos aprovechar para crear Infografías más efectivas, que consigan en pocos segundos y de forma casi inconsciente captar la atención del lector.

Deberemos prestar especial atención a:

  • La Forma: orientación, tamaño, longitud…
  • El Color: el valor y el matiz…
  • Y la posición en el espacio

La organización y distribución (posición espacial) de los datos en nuestro proyecto debe cuidarse al detalle para conseguir el objetivo deseado. Las leyes Gestalt nos pueden ayudar en este proceso. Éstas establecen que cada estímulo se percibe en su forma más simple y que el todo es mayor que la suma de las partes.

En el diseño de Infografías podemos aplicar algunos de estos principios como: La Similitud, la proximidad, el cierre, la simetría, la continuidad y la figura/fondo.

Por ejemplo:
La similitud: Este principio teoriza que los objetos con propiedades visuales compartidas se agruparán de forma natural en un mismo grupo. Nos puede ayudar a realizar correlaciones de datos y agrupar conjuntos de números.

Proximidad: Cuando dos objetos están cerca unos de otros, esto genera una fuerte sensación de similitud. Puede ayudar a nuestros lectores a realizar correlaciones rápidas y facilitar la interpretación de los datos. Por el contrario, si un objeto (un dato) está separado del resto, denota importancia y focaliza la atención del lector.

Conclusión, todo suma! Si usamos correctamente los principios Gestalt en nuestras comunicaciones visuales, éstas pueden aumentar en gran medida la experiencia de visualización de datos y dar un significado más significativo a nuestros datos.

En las formaciones de Infografía 2.0 y 3.0 que impartimos en GESEM se trabaja esta técnica con más detalle. Más información www.gesem.es.

Jordi Llopart
Responsable de formaciones Digitales 2.0
GESEM Formación y Consultoría

  •  
  •  
  •  
  •  
  •